miércoles, 24 de agosto de 2016

La nación inventada - Arsenio e Ignacio Escolar


Título: La nación inventada
Autores: Arsenio e Ignacio Escolar

Páginas: 244

Editorial: Península

Precio: 24,90 euros

Año de edición: 2010

Que dos periodistas de prestigio, acostumbrados a informar de la actualidad y a opinar sobre ella, escriban un libro de Historia aderezado con sus opiniones, no deja de ser curioso y muy interesante. En principio el intento es atractivo y puedo asegurar que el resultado es muy ameno, directo, fresco y asequible. Creo sinceramente que los historiadores, más que criticar una posible injerencia profesional, deberían tomar nota de cómo contar las cosas de manera más entretenida y clara, y explicar ponderada y razonadamente los inconvenientes que presenta la experiencia, que alguno también tiene.

Vamos al libro. Trata, una vez más, de la sempiterna y a menudo burda manipulación de la historia que rodea el nacimiento de cualquier nacionalismo, ansioso siempre por justificar lo injustificable (que nacer a un lado de una raya imaginaria sea algo importante y motivo de orgullo). En este caso, el ejemplo que se toma es el nacimiento de Castilla como nación y núcleo de España, y la hipertrofia y falsedad de sus leyedas fundacionales.

Con tal motivo se repasa de manera resumida y muy agradable la historia de la peninsula, arrancando en el siglo IX cuando el Abad Vitulio utilizó por primera vez (que se sepa) la palabra Castilla, tierra de castillos, para llamar a lo que antes se conocía como Bardulia. Se menciona parte de lo que se sabe de la monarquía visigoda, que no era hereditaria, la aparición del castellano (año 1000 en las Glosas emilianenses), el esplendor de Córdoba en el siglo X, los 39 reinos de taifas y los reinados de los principales reyes cristianos hasta la decisiva batalla de las Navas de Tolosa (1212), en la que los reyes de Castilla, Aragón y Navarra derrotaron al ejército de Miramamolín y despeja el camino para que lo que hoy es Andalucía se pudiera reconquistar poco a poco.

Durante este recorrido histórico, excelente, bien escrito y muy interesante, se desmitifican las principales figuras legendarias y mitos de esa época: Almanzor, cruel y sanguinario, que no perdió jamás una batalla, su derrota en Calatañazor es bastante dicutible y desde luego, parece que no murió a consecencia de las heridas recibidas en esa batalla; el Cid, que era de familia noble, no de origen humilde, fué un guerrero muy notable, probablemente un mercenario, pero la Jura de Santa Gadea, su lealtad inquebrantable y el famoso destierro son una construcción posterior de una historia de la que no hay pruebas; el que la tumba del apóstol Santiago se encuentre en Galicia es una de las leyendas más increíbles que se cuentan y no se sostiene se mire por donde se mire; Alfonso X, además de sabio, era un gran forjador de mitos, animado por su vocación de llegar a ser gran emperador católico del Sacro Imperio Románico Germánico...

Como decíamos, el reportaje histórico es muy bueno y con él se aprende mucho, se desmitifican figuras legendarias, parece que con sobradas razones, y se ponen muchas cosas en su sitio. Pero adolece de los inconvenientes que tiene analizar lo sucedido hace siglos con la mentalidad actual.

Se concluye que toda nación es inventada, España también, de donde se deduce que tiene tanto sentido como Cataluña y que lo que debe ser decisivo no es la tradición, casi siempre falseada, sino el derecho a decidir de los pueblos. Si bien la primera parte es reveladora, denuncia la falsedad de muchos imaginarios colectivos y la tergiversación interesada de la Historia, la segunda ya no está tan clara. En ralidad, el derecho de autodeterminación solo se reconoce para colonias y en cualquier caso, los titulares de derechos son los individuos, no las colectividades.

En fin, un libro muy recomendable para aprender un poco de Historia, señalar algunas exageraciones y falsedades notables que nos han contado en el colegio y fomentar el espíritu crítico. Y una experiencia muy interesante de reportaje histórico escrito con pulso periodístico y amenidad. Estupendo. Seguiremos informando.  

Arsenio Escolar (Torresandino, 1957) estudió Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid, ha sido subdirector de «El País» y de «Cinco Días», ha trabajado para «El Sol», «Diario 16» y Televisión española. Es el director del diario gratuito «20 minutos» desde su fundación en el 2000 y el presidente de la Asociación Española de Editoriales de Publicaciones Periódicas.

Ignacio Escolar (Burgos, 1975) comenzó su carrera periodística a los 20 años y desde entonces ha hecho casi de todo en el mundo del periodismo: ha sido blogero. músico independiente, escritor, ha colaborado en varios periódicos, revistas, radio y televisión, ha trabajado en Telecinco y fué director de «Público» desde su fundación y durante año y medio. Desde el 2012 es el líder y el director de diario.es

Arsenio e Ignacio Escolar, padre e hijo
  
Publicado por Antonio F. Rodríguez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada