sábado, 13 de agosto de 2016

Evitar la estupidez - Deleuze

Gilles Deleuze

«Cuando alguien se pregunta para qué sirve la filosofía, la respuesta debe ser agresiva, ya que la pregunta se tiene por irónica y mordaz. La filosofía no sirve al Estado ni a la Iglesia, que tienen otras preocupaciones. No sirve a ningún poder establecido.
 
»Sirve para detestar la estupidez. Hace de la estupidez una cosa vergonzosa. Sólo tiene ese uso: denunciar la bajeza del pensamiento bajo todas sus formas. ¿Existe alguna disciplina, fuera de la filosofía, que se proponga la crítica de todas las mixtificaciones, sea cual sea su origen y su fin? 
 
»Hacer del pensamiento algo agresivo, activo y afirmativo. Hacer hombres libres, es decir, hombres que no confundan los fines de la cultura con el provecho del Estado, la moral o la religión. Combatir el resentimiento, la mala conciencia, que ocupan el lugar del pensamiento. Vencer lo negativo y sus falsos prestigios. ¿Quién a excepción de la filosofía se interesa por todo esto? 
 
»La estupidez y la bajeza serían aún mayores si no subsistiera un poco de filosofía que, en cada época, les impide ir todo lo lejos que querrían.»

Hace unos días me encontré con esta cita de Gilles Deleuze (París, 1925-1995), el filósofo francés, sobre la utilidad de la filosofía. Encabezaba un artículo sobre el plan de remodelación de la Universidad Complutense de Madrid con el que su rector quiere reducir el número de facultades de 26 a 17 y el número de departamentos de 185 a 74.

Si se lleva a cabo, desaparecerán Filosofía, Estadística, Enfermería y unas cuantas más. No está mal recordar ahora la cita y  el artículo:


Salud y libros.

Publicado por Antonio F. Rodríguez. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada