jueves, 7 de julio de 2011

La comedia humana - William Saroyan


Título: La comedia humana 
Autor: William Saroyan

Páginas: 270

Editorial: Acantilado
        
Precio: 15 euros  
  
Año de edición: 2004
    
Éste es uno de los primeros libros que leí, cuando era casi un niño. Me encantó, aunque lo acabé a trancas y barrancas, sin entender algunas partes. Unos años más tarde lo volví a leer y me fascinó. William Saroyan (Fresno, 1908-1981), hijo de inmigrantes armenios en EEUU, tiene una extraña habilidad, extraña porque es difícil determinar en qué consiste, para contar historias yendo al grano, con un estilo muy sencillo, casi elemental, de manera que el resultado, que podría ser trivial, es muy profundo y los textos son espléndidos.

Ya hemos hablado en La antigua Biblos de varios libros suyos (Me llamo Aram y El tigre de Tracy) de relatos cortos y de mediana extensión. Ahora estamos ante una novela larga, una obra más ambiciosa, que cuenta el paso de la niñez a la juventud de un chico en una ciudad pequeña de los EEUU en los años 40, durante la Segunda Guerra Mundial. La vitalidad y la inocencia del protagonista impregnan la historia, en parte autobiográfica y antibelicista. El chico, repartidor de telegramas, ve el efecto que tienen las notificaciones sobre soldados que ya no volverán a casa. La novela, publicada en 1943, está llena de referencias literarias: el título, «La comedia humana», remite a la gran obra de Balzac, el protagonista se llama Homero y su hermano Ulises, el pueblo es Itaca...

Saroyan cuenta historias de la infancia con una voz muy particular, parece que tiene la llave de ese mundo que a muchos adultos les está vedado y que es capaz de visitarlo cuando quiere. Sus textos tienen algo de poético, rozan lo inefable, tienen una magia especial. Tuve la suerte de poder leer la edición que publicó Plaza y Janés en la colección Reno, que incluía unos maravillosos dibujos del autor, como éste, el único que he encontrado en la Red, incluido en la portada de una antigua edición:


Hay una película basada en esta novela, dirigida por Clarence Brown en 1943 y protagonizada por un joven Mickey Rooney. En fin, uno de mis títulos favoritos, reeditado recientemente por Acantilado, que tantas sorpresas maravillosas nos está dando últimamente.

 William Saroyan

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada