sábado, 7 de marzo de 2020

La triste historia de amor del hombre más inteligente del mundo

William James Sidis

Parece que el hombre más inteligente del mundo del que se tiene noticia es el estadounidense William James Sidis (1898-1944), que nació en Nueva York a finales del siglo XIX. Se dice que tenía un cociente intelectual entre 250 y 300, aunque no se conserva ningún test de los que realizó.

Al año y medio, leía el periódico, a los 7 años se inventó un idioma propio, basado en el latín con aportaciones del francés, del alemán y otras lenguas romances. Al año siguiente hablaba nueve idiomas, a los 11 años ingresó en la Universidad de Harvard y acabó completando siete carreras universitarias y hablando 40 idiomas.

Tenía varios problemas. Uno de ellos era que no se concentraba durante mucho tiempo en una sola cosa, escribía un tratado de Termodinámica y a continuación comenzaba a producir artículos de Historia. Otro problema era que era ateo y socialista, fué detenido en una manifestación que celebraba el 1 de mayo, se negó a alistarse en el ejército para combatir en la Primera Guerra Mundial y tenía continuamente problemas de orden público con la policía.

Pero su principal problema era su padre, Boris Sidis, médico, psiquiatra y filósofo de origen ucraniano, que solo hablaba 27 idiomas, perseguido en su país por enseñar a los campesinos a leer. Escribió libros sobre sus ideas acerca de la educación y cuando tuvo a su primer hijo, las aplicó. Creía en una educación basada en el cariño y en la estimulación de la inteligencia. Sostenía que en la inteligencia influían muy poco los factores genéticos y que era decisiva la estimulación temprana.

La madre del pequeño genio era Sarah, una judía rusa que había emigrado a Estados Unidos huyendo de los pogromos, había aprendido el idioma y había conseguido estudiar Medicina en la Universidad de Boston. Ambos progenitores eran brillantes y dseñaron un plan para estimular la inteligencia de su primer hijo y vaya si lo consiguieron.

El problema es que le transmitieron también cierta sensación de ser especial, distinto a los demás y eso le convirtió en un solitario. Rehuía el contacto con la gente, solo se sentía a gusto estudiando y escribiendo; se propuso vivir una vida perfecta, entregada al cultivo de la mente en solitario.
 
La ambición de sus padres, que no dejaban de torturarlo con largas pruebas para la medición de la inteligencia y sesiones pedaógicas, convirtieron su casa en una prisión agobiante y una noche se escapó, harto de ser considerado un conejillo de indias. Pasó un tiempo escondido, lejos de sus padres, desempeñando trabajos esporádicos y muy sencillos. Disfrutó del placer de no tener que dar explicaciones a nadie y de las cosas simples, y después de algún tiempo, volvió cabizbajo a casa.

En una manifestación conoció a Martha Foley, una activista irlandesa a la que le llamó la atención su timidez y el aire de soledad que la acompañaba. Quedó con ella dos veces más pero, pese a su enorme inteligencia, era la primera vez que estaba con una chica, se encontraba muy nervioso, era tímido y no sabía qué hacer ni cómo tratarla. Entonces le pidió consejo a su padre, porque no sabía qué hacer. Boris Sidis estaba muy orgulloso y satisfecho de su creación, un hombre superdotado, detinado a hacer grandes cosas y le aconsejó que no la volviera a ver y se concentrase en sus estudios.

Sidis le hizo caso, dejó de ver a Martha, pero también dejó de verle a él, se encerró en su estudio y se dedicó a estudiar día y noche, sin querer ver a nadie ni descansar. Hasta que le dió una embolia cerebral y murió.

Cuando lo encontraron, una semana después, encontraron entre sus cosas, una foto de Martha Foley, guardada con todo cuidado.

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

8 comentarios:

  1. Deberías ver este artículo, se parece mucho a lo que publicaste
    https://www.elplural.com/sociedad/triste-vida-william-james-sidis-persona-mas-inteligente-historia_274824102

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Sí, es la misma historia, claro. Gracias.
    Salud y libros.

    ResponderEliminar
  3. Es bonito ser inteligente, pero a la vez es muy triste por que el mayor tiempo te la pasas solo, como en una jaula encerrado sin vida socia, como le paso a sidis.

    ResponderEliminar
  4. Supongo que ser demasiado inteligente es un problema, igual que serlo demaiado poco. Sin embargo, hay muchos tipos de inteligencia y si se tiene mucha inteligencia emocional, probablemente no sea algo tan problemático.
    Salud y libors.

    ResponderEliminar
  5. Creo que el quería simplemente tratar de hacer algo para ayudar a la raza humana para nuestro avance. No creo que pueda haber tenido tanto IQ simplemente el y su familia se habían sacado bien las cuentas pero considero que más inteligente que el es Alber eistein quien revolucionó la física.y en realidad un cosa que todos deberíamos entender es que ser genio no es de genética es de esfuerzo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. el hizo cosas que *Albert Einstein* nunca podria haber echo ... como crear su propio idioma y un sin fin de cosas mas , cosas que albert no era tan bueno como william. Ojo no digo que Einstein sea menos que william ni mucho menos. Pero las cosas que hizo william tan increibles y a tan temprana edad , simplemente es muy dificil que alguien mas pueda llegar a acercarse a el nivel de inteligencia de william

      Eliminar
    2. Gracias por el comentario, nick. Bueno, lo que creo que ocurre es que la inteligencia es un concepto que agrupa a varias inteligencias muy diferentes entre sí (véase https://es.wikipedia.org/wiki/Teor%C3%ADa_de_las_inteligencias_m%C3%BAltiples), por lo que, si empezamos a afinar, es muy difícil comparar el talento de dos personas distintas. Gracias, salud y libros.

      Eliminar
  6. Gracias por el comentario. La verdad, yo creo que para llegar de verdad muy lejos hacen falta las dos cosas, la genética y el esfuerzo. Si falla alguna de esas dos cosas, no funciona.
    Salud y libros.

    ResponderEliminar