jueves, 22 de abril de 2021

Espejo de la memoria - Guillermo Pérez Villalta

  

Título: Espejo de la memoria                                                                                             Autor: Guillermo Pérez Villalta

Páginas: 400

Editorial: Manuel Cuesta

Precio: 30 euros

Año de edición: 2020

Coincidiendo con la extraordinaria exposición que actualmente le está dedicando la Comunidad de Madrid en la sala Alcalá 31 «El arte como laberinto», quiero reseñar como complemento el libro de memorias que publicó en 2020, «Espejo de la memoria», en el que hace una revisión profunda de lo que le ha movido en la vida como persona y como artista.

Guillermo Pérez Villalta (GPV) (Tarifa, 1948) es un pintor, escritor, escultor, escenógrafo, fotógrafo, creador de espacios arquitectónicos y urbanos, joyero y, como a él le gusta definirse, un artífice, con más de 50 años creando y exponiendo su obra.

Grupo de personas en un atrio o alegoría del arte y la vida o del presente y el futuro

En el principio de los 70 formó parte de «la nueva figuración madrileña», desarrollada en torno al pintor Luis Gordillo, a la cual GPV retrató y acogió en un cuadro emblemático que pertenece a la colección del museo Reina Sofía, titulado «Grupo de personas en un atrio o alegoría del arte y la vida o del presente y el futuro» (1975-1976), en el que aparecen, además del propio autor, pintores (Luis Gordillo, Chema Cobo, Carlos Franco, Carlos Alcolea, Juan Antonio Aguirre, Manolo Quejido), arquitectos (Javier Utray), fotógrafos (Luis Pérez Mínguez), galeristas (Mercedes Buades, Gloria Kirby, Juan Antonio Aguirre) y críticos (Fernando Huici, Juan Manuel Bonet, Juan Pérez de Ayala).

Todos ellos trajeron un aire nuevo a la cultura de la recién estrenada democracia, más fresco y menos grave y no por ello menos culto que el arte militante de los años anteriores, y no digamos del arte oficial de la dictadura, que poco después dio lugar a lo que sería a movida y a una estética específica, «los esquizos», a la que posteriormente el museo Reina Sofía dedicaría una exposición en 2009.

GPV ha acompañado todos sus catálogos, salvo uno como él mismo recuerda en el libro, con un texto teórico donde analiza la estética del momento, tanto la del entorno como la personal, y donde explica en profundidad cada uno de sus cuadros atendiendo a los aspectos compositivos, estéticos, geométricos (perspectivas, proporciones armónicas) y las técnicas empleadas.

Su pintura es muy literaria y a su vez, el autor es un buen escritor que necesita explicar su obra y explicar su vida y su arte. El libro «Espejo de la memoria» es una articulación puesta al día de todo lo que GPV ha ido reflexionando y escribiendo a lo largo de estos más de cincuenta años.

Además de artista y hombre curioso, GPV es un inmenso lector y viajero que se nutre al mismo tiempo de la cultura clásica como de las vanguardias en el sentido más amplio de la cultura (estética, moda, música...).

Estas memorias, que no autobiografía, suponen por un lado un recorrido completo por la cultura de los últimos cincuenta años en España, que en su caso está en muchas ocasiones enfrentada a otras corrientes más militantes en lo político, a otras estéticas emergentes (arte conceptual, performances, Kassel…) o bien a los que él denomina «críticos y/o programadores dogmáticos». Por otro lado, y tal vez sea de lo más importante del libro, la claridad y profundidad con la que describe la búsqueda y definición de sus principios vitales, sexuales, estéticos y sociales. Pura axiología.

Como ejemplo de lo comentado, he entresacado algunas frases del libro:

  • «La belleza-placer es uno de los logros más trascendentes del ser humano» (pág. 368).
  • «Mi vida sería mi obra, no la pintura ni la arquitectura, mi vida misma, y la emplearía para que la vida fuera bella» (pág. 120).
  • «Mis obras de finales del s. XX se caracterizan por una clasicidad que no clasicismo» (pág. 311). 
  • «Si no te adaptas al criterio oficial dirigido por adoctrinados a la MODERNIDAD DOGMÁTICA, eres rechazado» (pág.309).
  • «El expresionismo no me gusta, es como contemplar una enfermedad (...) De los abstractos de colorines pasamos a los brochazos más o menos figurativos y al grafitti (...) Formas de hacerse ricos y famosos y trabajar poco» (pág. 200).
  • «La pintura, incluso la abstracta, tiene que contar cosas y en ese contar está parte de su gracia» (pág.216).

Dos principios: «El azar es orden en el tiempo» (pág. 9) «Ninguna verdad es realmente verdadera» (pág. 358).

Y finalmente, para los que seguimos siendo amantes de los libros y de las librerías: «Cuando entro en mi preciada biblioteca, que es una capilla, literalmente un oratorio sagrado, veo los lomos de los libros que reconozco y recuerdo cada uno de ellos; los cojo, los acaricio y contemplo las imágenes recreándome en un placer muy profundo. No, nunca apretaré un botón que haga desaparecer esto (como en el ordenador). Ya llegará la muerte que no tiene botoncito» (pág. 307).

Además del libro, os recomiendo la exposición (hasta el 25 de abril).

Guillermo Pérez Villalta

Publicado por Pedro Galán.

miércoles, 21 de abril de 2021

Madrid - Andrés Trapiello

 

Título: Madrid                                                                                                                         Autor: Andrés Trapiello

Páginas: 560

Editorial: Destino

Precio: 23,65 euros

Año de edición: 2020

Este libro es a la vez una historia de Madrid, una biografía parcial del autor y la crónica del idilio entre Andrés Trapiello y la capital de España, desde que se vino a vivir por aquí, hace ya 50 años. Trapiello ama a esta ciudad y desde ese cariño ha compuesto este libro prodigioso, una de las mejores descripciones de la villa que se han hecho: ruidosa y acogedora, algo pueblerina y sin ínfulas, modesta y abierta a todo el mundo.

Porque, como nos recuerda el autor nada más arrancar, «haber nacido en Madrid no da derecho a nada» (Giménez Caballero) y «en Madrid todo es de todos» (Tomás Borrás). Se nos antoja que el espíritu de Madrid, si es que la ciudades lo tienen, está aquí perfectamente retratado desde la primera frase: «Madrid es una ciudad estrepitosa y bizarra»

Un lugar en el que parece mentira que se pueda vivir por lo caótico, ruidoso e incómodo, rural como nos recuerdan las ovejas que transitan una vez al año por la gran calle de Alcalá, hospitalaria y acogedora como pocas, un «pueblo grande y revuelto» según Galdós, que también dijo en boca de Fortunata aquello de «pueblo nací y pueblo soy»,  rompeolas de todas las Españas, con historia, literatura y mucha pinacoteca, multitud de árboles (es la ciudad del mundo con más árboles, gracias a la Casa de Campo y otros parques), una ciudad a medio hacer, sin ínfulas, modesta y popular, muy segura últimamente, que lo único que te roba es el corazón sin que te des cuenta.

El libro arranca con el relato de cómo y en qué circunstancias salió el autor de León para llegar a Madrid, sus primeros pasos y peripecias en la capital, sus gentes y cómo era la ciudad entonces; a continuación, va contando su vida y experiencias en la capital, la gente que conoció, cómo se vivía entonces y otros detalles interesantes. En su historia personal, intercala largos fragmentos de la historia de la villa y hechos curiosos, desde sus orígenes árabes, el fuero del siglo XIII concedido por Alfonso VIII y el año clave, 1561, en el que Felipe II la convirtió en corte y capital del país, hasta la actualidad, pasando por los años del franquismo, el desarrollismo de los 60, la transición, la movida y los años democráticos..

Dedica capítulos y secciones completas a temas históricos que le motivan especialmente, como la historia del agua en la capital, cómo se construyó la Gran Vía, la evolución de la Plaza Mayor, los nombres de las calles de la capital, cómo se expandió la ciudad, lo que se leía en sus años mozos y la marcha de la república de las letras, sus palacios, museos, iglesias, conventos y edificios, el color de Madrid, sus mejores vistas, el Madrid de la guerra, el Rastro, el Madrid de Galdós, la Puerta del Sol y cien temas más relacionados con el Foro, a cual más seductor. Al final, incluye 30 retales e forma de capítulos sobre temas y personalidades que le llaman la atención y le interesan. Una organización algo heteróclita para un libro sobre una urbe algo desordenada.

La obra está cuajada de citas y referencias eruditas, del máximo interés y amenidad. Y menudean las anécdotas y sucedidos curiosos. Está escrita en un castellano fluido y redondo, de gran nivel y un cierto toque viejuno que no le viene nada mal. Hay que reconocer que el maestro Trapiello escribe un español espléndido. Y en cada página se nota una intención clara y un sentido; el lector percibe que el autor tiene cosas importantes que decir y sabe muy bien a dónde quiere llegar. Los libros sobre ciudades suelen caducar muy pronto y resulta habitual no leerlos enteros, sino tan solo ojearlos un poco por encima. Sin embargo creo que este texto permanecerá y os aseguro que es una excelente lectura. Pasearse por sus páginas es, casi, casi, como pasearse por Madrid.

Mención aparte merecen las numerosas fotografías antiguas incluidas en sus páginas, casi todas en blanco y negro. Están muy bien seleccionadas, hay muchas poco conocidas, alguna inédita, y proporcionan un complemento lleno de matices al texto.

Se han escrito miles de libros sobre la Villa y Foro, pero me parece que ninguno es tan exhaustivo, enciclopédico, ameno y acogedor como esta magna obra. Un retrato maravilloso salido de la factoría Trapiello, un hombre con una capacidad de trabajo, si miramos su obra, que asusta; está escrito en cuatro años de esfuerzo, justo antes de la pandemia. Un libro que es a la vez ensayo, historia, guía de viaje, confesión personal, cuasibiografía, relato, poesía y novela. Una obra muy recomendable para todos los madrileños, que es como decir para todo el mundo.

Andrés Trapiello

Andres García Trapiello (Manzaneda de Torío, León, 1953) es un escritor y editor español. Era uno de los nueve hijos de un campesino y comerciante falangista acomodado. En 1955, la familia se trasladó a León para vivir en la casa del abuelo paterno. Entre los hermanos hay ilustradores, escritores y varios hombres de letras.
 
Su padre le echó de casa cuando encontró debajo de su cama varios ejemplares de Mundo Obrero. Trabajó como camarero, conductor y los oficios más variados, hasta que consiguió acabar Filología en la Universidad de Valladolid
 
En 1975 se trasladó a Madrid y desde entonces vive en la villa y foro. Ha publicado nueve libros de poesía, diez de narrativa, diecisiete ensayos, veintidós volúmenes de sus diarios y multitud de artículos. Ha recibido una larga lista de premios y es conocido especialmente por su obra «Las armas y las letras» (2010), en la que analiza la actitud y trayectoria de los intelectuales y escritores españoles ante la Guerra Civil.

Publicado por Antonio F. Rodríguez.