martes, 3 de julio de 2018

Piratas y mar azul - Arthur Conan Doyle


Título: Piratas y mar azul
Autor: Arthur Conan Doyle
 
Páginas: 224
 
Editorial: Ediciones del viento
 
Precio: 18,50 euros
 
Año de edición: 2011


Este delicioso volumen reúne doce cuentos sobre otras tantas aventuras de piratas y marineros, escritas por la pluma magistral de Conan Doyle, un ilustre autor escocés nacido en Edimburgo solo ocho años después que Robert Luis Stevenson, por lo que cuando aparecieron estas historias en la prensa, el publico pensó que Conan Doyle era un pseudónimo del genial autor de «La isla del tesoro».

Pero no, el que luego sería nombrado Sir Arthur tomó buena nota de cómo era la vida en la mar durante su paso como médico de a bordo en balleneros por las aguas del Ártico. Hay que suponer que escuchó muchas historias de marineros, amenizadas con una botella de whisky o de ron, y cuando escribe, sabe dotar de un realismo muy intenso a todo lo que cuenta.

Porque estas historias no parecen de ficción. El lector creerá leer retazos de diarios, testimonios e historias auténticas, mojadas por la lluvia en alta mar, azotadas por los huracanes del Caribe y contadas por marineros que todavía tiemblan al recordar lo que es ver ondear en un barco que se acerca la temible bandera de los piratas.

Estas historias son muy buenas, especialmente las cuatro primeras, feroces y poco honorables episodios de la vida del infame Sharkley, uno de los piratas más crueles y sanguinarios que han existido, al mando del Happy Delivery, un veloz velero con una inconfundible vela cangreja rota y remendada, que sembrara el pavor cuando aparecía por el horizonte.

Son aventuras de la última época de la piratería, la más cruel y despiadada. Después de los corsarios del siglo XVI, que abordaban barcos enemigos para mayor gloria de su majestad y con permiso del rey (la llamada patente de corso) y de los bucaneros del siglo XVII, que formaban la Hermandad de la Costa, con su código de honor y sus leyes (véase «La república de los piratas»), llegaron en el XVIII los piratas más sanguinarios y temibles, y el más desalmado de todos ellos era el odioso Sharkley.

Los siguientes relatos no desmerecen de tan brillante inicio y encontramos un poco de todo, pero de la máxima calidad: historias de terror, de misterio, de hechos asombrosos y sucesos peculiares. Un catálogo de anécdotas marineras contadas de manera que resultan muy creíbles. Un libro inolvidable que hará las delicias de lectores de toda clase y condición. Conan Doyle era un verdadero maestro.

Arthur Conan Doyle (Edimburgo, 1859-1930) nació en el seno de una familia numerosa católica. El alcoholismo de su padre originó numerosos problemas en la familia. Estudió Medicina en la Universidad de Edimburgo donde conoció al célebre forense Joseph Bell, en el que se inspiró para crear la figura de su personaje inmortal, Sherlock Holmes

Durante su etapa universitaria destacó en varios deportes como golf, boxeo, futbol y rugby, y en el último año llegó a jugar como profesional. Ejerció como médico de a bordo en varios barcos. Luego abrió consulta en Plymouth y Londres, pero como no tenía apenas pacientes, comenzó a escribir. 

Fué no solo el creador de la serie de inolvidables novelas protagonizadas por el famoso Sherlock Holmes, sino también un cuentista de altísimo nivel, que dominaba el género corto, como lo atestiguan los volúmenes de cuentos que publicó.

Arthur Conan Doyle

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario