viernes, 16 de marzo de 2012

Industrias y andanzas de Alfanhuí - Rafael Sánchez Ferlosio

                    
Título: Industrias y andanzas de Alfanhuí
Autor: Rafael Sánchez Ferlosio

Páginas: 200

     
Editorial: Booket
  
Precio: 12 euros
        
Año de Edición: 2005
                               
Esta inclasificable novela, publicada en 1951, anticipó en varias décadas los libros de fantasía y magos que tanto se han popularizado después. Escrita con un estilo claro y transparente, preciosista, cuenta las aventuras fantásticas del niño Alfanhuí, que tiene los ojos amarillos como los alcaravanes, en un viaje iniciático a través de un mundo mágico poblado de seres maravillosos, en el que aprenderá los más variados oficios tradicionales. El escenario es el paisaje rural de Castilla, que se vuelve fantástico y cotidiano a la vez. Una novela poética, sensible y delicada, llena de creatividad. Un cuento fántastico ideado por un maestro del lenguaje, en el que se mezclan tradición y fantasía.
                            
Rafael Sánchez Ferlosio (Roma, 1927), hijo de uno de los fundadores e ideólogos de la Falange Española, Rafael Sánchez Mazas, es un escritor, gramático y lingüista especialmente querido y admirado en La antigua Biblos (véanse las entradas sobre él). Miembro destacado de la generación de los 50, los llamados niños de la guerra, está considerado uno de los mejores prosistas en español en activo. Ésta fué su primera novela, publicada cuando tenía sólo 24 años. Sánchez Ferlosio despliega ya en ella un dominio del lenguaje asombroso, una facilidad para crear frases largas, bien construidas y ligeras, que ruedan unas sobre otras de forma natural, suavemente, sin chirriar, sin estridencias.

Rafael Sánchez Ferlosio
                
Un primer libro, eclipsado por su segunda novela, el aclamado «El Jarama», que merece ser más conocido. El debut espectacular y sorprendente de un gran escritor, alejado de modas y frivolidades, independiente y auténtico. Realmente recomendable.
 
Publicado por Antonio F. Rodríguez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario