viernes, 24 de febrero de 2017

Pentamerón - Giambattista Basile


Título: Pentamerón
Autor: Giambattista Basile

Páginas: 288
 

Editorial: Siruela 

Precio: 25 euros 

Año de edición: 2006

Este libro, llamado también «El cuento de los cuentos», es en realidad una recopilación de 50 cuentos hilvanados por una pequeña historia, al estilo del «Decamerón». Son cuentos tradicionales y populares que Basile recogió sobre todo en Creta, Venecia, Basilicata, la Campania y Nápoles, una antología fabulosa, que todavía proyecta su influencia sobre toda la literatura occidental. 

Publicada en cinco tomos, después de su muerte, en 1634 por su hermana, tuvo al principio una difusión muy limitada por estar escrito en dialecto napolitano, demasiado local, pero tras dormir en un discreto olvido durante más de un siglo, se tradujó al italiano y al francés, con lo que nada menos que los Hermanos Grimm la mencionaban como una fuente de información fundamental para ellos y una de las mejores colecciones nacionales de cuentos que conocían. 

Perrault, Andersen y otros cuentistas se dejaron también influir por estos relatos y aquí encontramos las versiones originales de cuentos tan famosos como «Cenicienta», «El gato con botas», «La bella durmiente», «Caperucita», «Rapunzel», «Hansel y Gretel» y muchos más.

Son versiones más duras, directas, crudas y políticamente menos correctas que las que conocemos y tomamos por auténticas; en ellas hay incestos, sexualidad, necrofilia, zoofilia, parricidios, madrastras malvadas, ogros feroces, violencia, pasiones desatadas... una serie de cosas que los Hermanos Grimm edulcoraron para no perturbar a los niños.

El estilo es rabiosamente barroco,lleno de metáforas y frases tan ampulosas que hay división de opiniones: unos dicen que es una sátira irónica sobre ese estilo y otros sostienen que no, que es intencionadamente rebuscado. Como ejemplo, al final de esta edición se incluye una recopilación de las metáforas usadas para referirse a la salida de sol, compuesta de diecisiete variaciones sorprendentes («...a la hora en la que la Aurora sale a arrojar el orinal de su viejo, lleno de arenilla roja, por la ventana de Oriente...»), otros ejemplos de alusiones poéticas al ocaso («...cuando la Noche salió a extender sus ropajes negros para preservarlos de la polilla...») y algunos ejemplos más («...por aquellos labios había pasado Venus con sus carmines dando color a la rosa para que pinchase con sus espinas a mil almas enamoradas...»). Como podéis ver, una juerga. No os asustéis que no todo el libro es así.

Entre tanto cuento, los hay divertidos, otros resultan muy curiosos y también hay algunos delicados y tiernos, como el bellísimo «El mirto», uno de mis favoritos. El tono es muy natural, algo plebeyo, directo y con un encanto muy especial que hace que parezcan cuentos modernos, escritos hace poco.

Por otro lado, hay muchas cosas curiosas, como el uso profuso del número 3 y del 7, las dos cifras mágicas por excelencia, que la expresión «dar con la tecla» es napolitana o que entonces ya se cataban los melones antes de comprarlos.

Cada cuento incluye al principio un resumen y la reacción de los oyentes al relato anterior, con cierta intención moralizante. Además, esta edición está magníficamente arropada por un prólogo de Benedetto Croce (1866-1952) y un epílogo de Italo Calvino (1923-1985).

Una recopilación genial e inspiradora, barroca y algo brutal, llena de arquetipos y símbolos que el lector reconoce como conocidos desde tiempos inmemoriales. Un clásico estupendo y asombroso, que viene a demostrar que los cuentos infantiles, como los belenes, la pizza, los camafeos, el guiñol y tantas otras creaciones culturales, nació en Nápoles. Imprescindible.

Giambattista Basile (Giugliano, 1575-1632) fué un escritor nacido en la Campania italiana. Nació en una familia media napolitana, luchó como soldado para varias de las repúblicas italianas y para el Dux de Venecia. Allí comenzó a escribia poesía, con cierto éxito, ya que consiguió la protección de un noble. A partir de entonces pasó mucho tiempo en las cortes de los nobles venecianos, como versificador por encargo y hasta cierto punto, vivió bien.

Giambattista Basile

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada