miércoles, 30 de marzo de 2011

Las hijas de Egalia - Gerd Brantenberg


Título: Las hijas de Egalia
Autora: Gerd Brantenberg

Páginas: 220

Editorial: Horas y horas


Precio: 15 euros

Año de Edición: 2004

«Las hijas de Egalia», de Gerd Brantenberg (Noruega, 1941), es una novela fundamental para quienes se cuestionen el orden de las cosas; para quienes quieran divertirse cuestionándose el orden de nuestra estructura social.
Una novela que, por su planteamiento de parodia de la sociedad, se disfruta con una amplia sonrisa, pero que en su trasfondo plasma una fundamentada crítica a la estructura social basada en la diferencia sexual y, a su vez, en la división sexual del trabajo.
Su lectura resulta agradable y traslada a quien lo lee a una sociedad paralela en la que las situaciones no son para nada absurdas, sino un reflejo de nuestra sociedad, eso sí, dada la vuelta.
Un punto clave del contenido de la novela reside en el cambio de enfoque con el que se trata la capacidad reproductora de las mujeres. Este hecho sirve de piedra angular para articular la estructura social de esa particular sociedad, en la que esa cuestión posiciona a las mujeres como el sexo principal y fundamental para el mantenimiento, en todos los sentidos, de la sociedad creada por la autora.
Y un matiz diferente en esta novela es su uso del leguaje. Seguramente sorprenda y haga reflexionar a más de una persona.

Como último detalle, mencionar que esta obra forma parte de los programas educativos de secundaria de varios países como lectura obligatoria.  

Gerd Brantenberg

Publicado por Silvia Criado Valdés.

1 comentario:

  1. Hola, estoy interesada en el libro, aunque hay algunas cosas que me gustaría saber antes: ¿cómo trata el tema del sexo: represión de la sexualidad masculina o virginidad casi forzosa x 1 religión q los oprime(pq deduzco q es nuestro mundo pero al revés)? ¿el tema de la prostitución? ¿la agresión sexual o los malos tratos con la culpabilización a la víctima? Si pudieras responderme a zely_katu@hotmail.com te lo agradecería muchísimo. Un saludo.

    ResponderEliminar