martes, 27 de febrero de 2018

Mala hoja - Alfonso Mateo-Sagasta


Título: Mala hoja
Autor: Alfonso Mateo-Sagasta
          
Páginas: 174
          
Editorial: Reino de Cordelia
               
Precio: 16,95 euros 
                
Año de edición: 2017
  
Deliciosa novelita, redonda y sabrosa, que lo tiene todo para encandilar a cualquier lector: una bonita portada, una cuidada edición a cargo de la editorial Reino de Cordelia, una época muy estimulante, la Cuba de finales del siglo XIX y las confidencias que se hacen dos hombres de mundo después de una opípara cena. No se puede pedir más.

Leyendo una novela tan interesante, uno piensa ¿por qué no habrá más novelas históricas ambientadas en la Cuba española?¿es que hay demasiados esqueletos en el armario que ocultar?

La acción se sitúa en una noche de 1874, cálida y sensual, entre cigarros habanos y copas de licor. Dos hombres, el Coronel y Don Pascual, el armador y el tabaquero, coinciden en el jardín al aire libre de uno de los mejores restaurantes de la Habana y se cuentan sus vidas, muy diferentes, pero ambas llenas de peripecias que sirven para engarzar una historia tras otra. Forman así una cadena de relatos amenísimos que retratan una época y un lugar, el crepúsculo de un pequeño imperio colonial, la decadencia de la Cuba española y los recuerdos de los buenos tiempos.

Dos grandes temas dominan la conversación de los dos protagonistas. La esclavitud, el terrible drama que suponía, con toda sus variantes crueles, incluidas las menos conocidas, es decir el horror absoluto. Y la elaboración de puros, desde el cultivo del tabaco hasta la confección de esa maravilla para los sentidos que aquí llamamos puro y allá denomina cigarro.

El diálogo está estructurado con disimulo para que el lector conozca la historia de la isla durante aquellos años de manera ordenada y lógica. El tiempo de la narración dura lo mismo que tardamos en leer el libro, unas dos horas y media. La narración es muy amena e instructiva, llena de detalles curiosos y cuajada de localismos llenos de colorido y sabor: sancocho, guajiro, mambis, conuco, zafra, batey, manigua... 
  
Y también palabras terribles, como instrumentos de tortura, que nos acercan el horror hasta casi tocarlo: negro bozal, el que ha nacido en África y ha sido llevado y vendido en América, a diferencia de negro criollo; el negro ladino, que sabe español, y el emancipado, libre pero completamente dependiente en una isla que no es la suya y a miles de kilómetros de su lugar de origen.

Curiosamente, en un pasaje de la obra se habla del escritor Eça de Queiros, por entonces Cónsul de Portugal en Cuba y convencido antiesclavista, que hizo mucho para evitar la llegada de negros y de chinos a la isla. La esclavitud estaba ya prohibida, pero se seguía practicado de manera más o menos disimulada.

Una novela estupenda, muy completa, que nos descubre un periodo reciente y oscuro de nuestra historia, muy instructiva, muy bien escrita, con un ritmo excelente, buenas historias y un desenlace a la altura de las circunstancias. Un libro genial, que os recomiendo comprar inmediatamente y devorar como se merece. 

Alfonso Mateo-Sagasta (Madrid, 1960) es licenciado en Geografía e Historia, especialidad de Historia Antigua y Medieval, por la Universidad Autónoma de Madrid. Después de trabajar algunos años como arqueólogo, fundó con un amigo la librería Tipo, dedicada especialmente a la Antropología y Arqueología; una aventura que duró once años.

Publicó su primera novela a los 42 años y con la segunda, titulada Ladrones de tinta, ganó en el 2005 el Premio Internacional de Novela Histórica Ciudad de Zaragoza y el Premio Espartaco, concedido por la Asociación Semana Negra. Desde entonces ha estado publicado novelas y ganando premios. Esta es su novena novela histórica.
              
http://www.larioja.com/culturas/201604/21/shakespeare-cervantes-escritores-universales-20160421003741-v.html
Alfonso Mateo-Sagasta
               
Publicado por Antonio F. Rodríguez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario