sábado, 3 de agosto de 2013

Cumbres borrascosas - Emily Brontë


Título: Cumbres borrascosas 
Autora: Emily Brontë 

Páginas: 432 

Editorial: Alianza

Precio: 9,40 euros 

Año de edición: 2012

Nunca me había  leído este clásico, era una de mis asignaturas pendientes y por fin me he decidido a hincarle el diente. Se trata de una novela romántica, llena de sentimiento y emociones, que me parece uno de los más claros antecedentes de la radionovela y telenovela, del novelón  de toda la vida, porque tiene casi todas sus características.

Aquí aparecen amores desgraciados, choques de pasiones arrebatadas, un gran amor en el centro de la historia, protagonistas que se casan enamorados locamente de otra persona, venganzas, celos, odio, intentos de asesinato... todo organizado en situaciones de alto voltaje dramático, la mayoría con una estructura triangular, haciendo combinaciones de los personajes de tres en tres, cuyas pasiones contrastan y crean una tensión casi insoportable. Las escenas son tan fuertes, tan arrebatadas, que recuerdan las de algunos culebrones, como Falcon Crest por ejemplo.

Por supuesto, aparece la ambición, en la figura de Heathcliff, un personaje cruel, malvado y violento, que sufre todo tipo de desprecios en su niñez y se venga enriqueciéndose y adquiriendo propiedades. Los personajes principales son o niños mimados y consentidos, cuyo carácter está echado a perder, o niños maltratados que se convierten en patanes embrutecidos, crueles y despiadados. Broncas, rivalidades, pasiones oscuras, fugas... todo un catálogo de situaciones melodramáticas que se repiten con variaciones en la segunda generación, por lo que también creo que esta novela es precursora del culebrón, que prolonga la acción más allá del esquema clásico.

Al final llega el final feliz de la mano del amor y, curiosamente, de la lectura. La novela tiene una estructura moderna, un ritmo muy vivo y al leerla se tiene la impresión de estar leyendo a un autor contemporáneo. Los personajes están muy bien construidos, en especial el inolvidable Heathcliff, y el libro tiene una fuerza arrolladora. Tuvo que chocar mucho en su época la aparición de un texto tan innovador y no fué muy bien aceptado por la crítica. Con el tiempo, se ha convertido en un clásico indiscutible y una obra adorada por generaciones enteras de lectores. 

Ha habido varias versiones cinematográficas, pero creo que hay que quedarse con las dos primeras, la que hizo William Wyler en 1939, protagonizada por Laurence Olivier, Merle Oberon y David Niven, y la versión de Luis Buñuel, al que fascinaba esta historia, rodada en México en 1953, con Jorge Mistral e Irasema Dilián.

 
Laurence Olivier y Merle Oberon enla versión de William Wyler (1939)

En este enlace puede encontrarse el texto completo en español, ya sin derechos de autor y de dominio público, en formato digital.

Un clásico que vale la pena visitar, un novelón del siglo XIX, romántico y pasional como pocos, un libro único y curiosísimo, de culto, de lectura obligada para todos los despistados que, como yo, no han tenido ocasión de leerla.

Emily Brontë (Thornton, Yorkshire, 1818-1848) fué una escritora británica genial, que formó con sus dos hermanas, Charlotte y Anne un trío de hermanas escritoras geniales, las hermanas Brontë, un caso curiosísimo y excepcional.

Hija de un párroco anglicano, fué la quinta de seis hermanos, cinco chicas y un chico. No tuvo una infancia fácil, su madre falleció cuando tenía tres años y al poco tiempo enfermó de tuberculosis, enfermedad que se llevó a dos de las hermanas. Cuando eran todavía niñas, las tres hermanas Brontë que quedaban, junto a su hermano Branwell, inventaron un mundo imaginario formado por tres países (Angria, Gondal y Gaaldine) y solían jugar a inventarse historias que ocurrían en él.

Las tres hermanas tenían una afición a la literatura desmedida. Primero acordaron publicar un libro de poesía entre las tres, con seudónimos masculinos (Currer, Ellis y Acton Bell), del que vendieron sólo dos ejemplares. Los poemas de Emily destacan con mucha diferencia, era una gran poeta. Luego, en 1847, comenzaron a escribir una novela cada una y produjeron nada menos que Cumbres borrascosas, Jane Eyre y Agnes Grey, tres clásicos formidables.

Con veinte años comenzó a trabajar como institutriz, pero sólo lo hizo durante unos años, luego tuvo que volver a ocuparse de su propia familia en el papel de administradora. Se pasó buena parte de su vida cuidando de su hermano Branwell, mimado, caprichoso, de mal carácter, violento, opiómano y alcohólico. Parece que el personaje central de Cumbres borrascosas, Heathcliff, está inspirado en él. Murió muy joven, con sólo treinta años, de tuberculosis.

Emily Brontë

Publicado por Antonio F. Rodríguez.

1 comentario:

  1. Tambien es uno de mis pendientes, gracias por reseñar lo pondré arriba en mi lista!

    ResponderEliminar